El escritor David Caleb Acevedo habla de sus experiencias en las calles de Río Piedras

Un video clip del episodio 34 del podcast Masacote con Chente Ydrach.

Parte de una conversación con el escritor puertorriqueño David Caleb Acevedo quien tuvo una juventud tumultuosa.

Para escuchar todo el episodio o para suscribirte al podcast:
https://itunes.apple.com/us/podcast/masacote-con-chente-ydrach/id849375536?mt=2

Consigue los libros de David Caleb Acevedo aquí:
http://www.amazon.com/s?ie=UTF8&page=1&rh=n%3A283155%2Cp_27%3ADavid%20Caleb%20Acevedo

Masacote 03 – Shorty Castro

photo (5)

Si vas a hablar de la comedia en Puerto Rico, HAY que hablar de Shorty Castro. Una persona a quien conocí el verano pasado en una obra de Teatro Breve y resulta ser uno de los pilares del entretenimiento puertorriqueño.

Gracioso y cariñoso, nos prestó un rato de su día para hablar con Juan Pablo Díaz y conmigo acerca de su historia. Disfruten!

Suscríbete a través de iTunes: https://itunes.apple.com/us/podcast/masacote/id849375536?mt=2

Masacote 02 – Juan Pablo Díaz

1157691_10151768897828213_938661548_n

La que hay es que llevo tiempo con ganas de hacer algo como esto (un fucking podcast bien nítido en el cual se pueda conocer a fondo los grandes comediantes de Puerto Rico). El detalle es que yo no sé absolutamente nada de la historia de la comedia de PR. Con eso en mente, creo que Juanpi sería alguien bien cabrón pa’ que me acompañe a hacer estas entrevistas. Además de porque es un gran amigo y un gran talento. Chequéense el podcast y tripéen.

Por aquí les dejo el link de iTunes para que se suscriban a Masacote (el mejor podcast del fucking mundo y ajá, es GRATIS).

Podcast: Masacote – 01

afterlight

Básicamente quiero hacer un podcast en donde se habla mierda con comediantes. En esta ocasión hablé con Fernando Isaac (@FernandoIsaacPR) y con Victor Villamil (@Fetoso) acerca de un show bien hijueputa que quieren hacer en Semana Santa: un Roast a Dios. Luego de hablar mierda un rato con ellos dos, llega Kiko Nuñez y habla mierda también.

La Comedia en Puerto Rico: Una historia personal e incomprensible

1001223_674172785944668_1157596128_n
Este ensayo fue publicado originalmente en Puerto Rico Indie en 26/09/13

En algún punto de casi todas las conversaciones que tengo acerca de la comedia en Puerto Rico, alguien me pregunta si yo pienso que ahora mismo estamos viviendo en un “boom” de la comedia local.

Me encantaría decir que sí y sentirme que soy parte un movimiento bien fucking importante. Pero la que hay es que lo más probable pensamos cosas así porque nuestra generación tiende a racionalizar de esa manera: “somos especiales y no hay nadie más nítido que nosotros”. En fin, probablemente no. Este “boom” quizá se siente en los clubes y en el teatro, pero puede muy bien ser el relleno de un gap que se ha formado en la televisión puertorriqueña. Sigue leyendo

Mi amigo Zuela. Una historia de la vida real.

Image
Todos conocemos a algún mentiroso compulsivo. Son odiosos, pero en una isla tan pequeña en donde todos nos conocemos, se nos hace imposible evadirlos.Pues mi candidato se llama Zuela. De origen suramericano y con gran talento para persuadir tanto como para robar, dos cosas que frecuentemente van de mano en mano.

En el verano del 2003, por alguna razón, compartí demasiado con este individuo. Él mismo proclamó nuestra amistad cuando una noche me llamó para que le lleve un abrigo y unos cigarrillos a un cuartel donde se encontraba arrestado. Hasta este punto yo no sabía que te pueden arrestar por estar amenazando a gente por ahí con pistolas falsas. Pues sí. Puede darse el caso, y son cargos bastante serios. Sigue leyendo

El Miembro y su Historia

Mi mai me lo advirtió, claro. “Nerdo, no te claves el botellón.”

Yo, en cambio, no hice un bicho de caso. Obvio que me clavé el puñetero botellón de Pepsi. Obvio. Ella me había pedido que “no jugara de manos” con él pero ajá, me lo pasé por las pelotas. Literalmente.

Me pasé el botellón vacío por las pelotas y me gustó. Más que cuando me raspé una casqueta conconditioner. Y aquella pendejá si que fue deliciosa déjame decirte. Anyways, el bicho mío se paró y decidí clavarmelo pal’ carajo. Meterlo por donde usualmente sale el refresco. Yo lo tenía chiquito y por eso cupo. La pendejá es, que una vez lo metí, parece que apreté el botellón o algo, y como resultado de un efecto chupón, el cabrón se quedó pillau’. “El cabrón” vendría siendo mi mamerro.

Hoy miro hacia atrás y entiendo como sucedió. Debe haber sido un mecanismo similar al que ocurre cuando metes la lengua por el roto de una Malta India y chupas. ¿Qué sucede? – Exacto, se te queda la botellita guindando de la lengua. Eso se debe al “efecto chupón“, algo científico y complicado que me explicó Pando. Un enfermero que yo conozco. Luego te cuento más de ese cabrón, pero por ahora continuemos con el criquero en el cual me encontraba. Sigue leyendo